Mirada sin lluvia

”Te amo azul. Azul te amo.
Así como un niño que nunca vio el mar”

-Guillermo Cabañas

Cuando la luna se desvanezca sin piedad.
Cuando la oscuridad se instale sobre tu piel.
Y una tonada inasible se refugie en tus timpanos.
Regálame una mirada sin lluvia.

Ámamesufremellévamecrucifícame
no me digas adiós, no me dejes solo
libérame de esta prisión silenciosa
dónde la música es frágil y transparente.

Pronuncia la luz que se remueve en el abismo.
Conserva el fruto de la contemplación dispersa.

Y me volveré una parte muy intima de ti,
y nunca, nunca más nos alejaremos, y te veré
pura, como nadie nunca te vio, y me verás
loco, escribiendo versos que solo yo comprendo.

Y así me amarás, y así te amaré,
y comprenderás entonces que no somos medias naranjas
si no más bien, dos enfermos de soledad
que comparten las mismas cicatrices en el alma.

Río de colores

Mis manos estan cansadas de dar a luz
Mi voz esta cayendo hacia el cénit
Y solo veo un paisaje a donde quiera que miro
De ciudad solitaria, y de camión con muertos.

Mi carne se hace aire al anochecer
Mis sueños han dejado una semilla
Es inútil que mi río fluya en todos los colores
Si fue leyenda para ti, eso es suficiente.

Somos dos amantes que se miran al despertar
Somos dos amantes que corren en el cielo
Y se acarician el uno al otro hasta volverse reales
Y se sueñan el uno al otro acostados sobre el viento.

Quiero tocar tu voz que pronuncia luz
Quiero abrazarte y no soltarte nunca
Y habitar en el espacio entre nuestras miradas
Y fotografiar tu sonrisa que acaricia el corazón del mundo.

Estamos cerca a pesar de la distancia
Estamos cerca en estos versos que escribo
Enraizados, inmarchitables, como la poesía y la música
Y como tus ojos que escapan del olvido.

Hay madrugadas

Hay madrugadas en las que no duermo
Y siento un fuego en el corazón,
Una llama interminable que me incinera el espíritu.

Hay madrugadas en las que me siento solo
Como un polo en medio del ártico
Y las horas me parecen días.

Hay madrugadas donde no importa nada, y caigo
Como un yunque precipitado hasta el fondo del abismo

Esas madrugadas….
En vísperas del amanecer
Las palabras llegan y me piden ser escritas
Como las fotografías piden ser tomadas en los atardeceres.

Puff

Recuerdo aquella noche como si fuese hace unos cuantos minutos.
Yo tenía las agujetas desamarradas como casi siempre,
y tu de pronto te esparciste en un millón de mariposas monarcas.
Yo tenía miedo de no saber porque la vida era tan triste,
y tu bailabas encima de las manecillas de un reloj descompuesto.
Ellos iban por las calles con sus caras de plástico derretidas,
y nosotros hicimos el amor hasta el ayer.

Ah! Y en la radio sonaba tu canción favorita.

Okay

Este resplandor me duele en el alma
ya no me ajusta el espacio de este cuerpo
¿Porque todos miran su celular
mientras el mundo se derrite lentamente?
no encuentro ningún signo debajo de la arena
quien diría que el polo norte sería tan caliente
tucum tucum. Solo escucho mi corazón
¿Queda alguién más en este mundo?