23 de Enero

”’Hoy es un día azul de primavera,
creo que moriré de poesía”

-Nicanor Parra

Se murió el poeta, cansado de amar
dejando viudas a las flores y la luna.
Se murió con la sublime extrañeza
de haber vivido como nadie,
siguiendo siempre su camino
como un antiguo guerrero de luz,
soñando con hermosas tempestades.

Quiso vivir adentro de las bibliotecas
y eso no puede ser en estos días de hambre.
Habló en una asamblea sin permiso
estudió la caída de cada gota durante la lluvia
cantó por instinto como los pájaros,
y eso no, eso no puede ser. ¡Esta prohibido!

Vivió discretamente, casi sin hacer ruido,
no dejo ni una huella en la tierra,
fue artesano y arte, la palabra propia,
sentado en una piedra ancestral
con una pipa entre los dientes,
buscando nuevas formas del alma.

Se murió el poeta, esperando en el puerto
un barco que nunca llegará.
La única palabra que hubiese querido decir
no pudo decirla nunca.
Jamás comprendió su voz misteriosa
Jamás abrió la última puerta,

Se murió el poeta.
Pero su palabra sigue viva.

Anuncios

Hay poetas

Hay poetas
Que son constelaciones de sueños
Pájaros que aprendieron a caminar
En este mundo de gente a pie.

Hay poetas
Que florecen como la primavera
Dejando semillas del futuro
Sobre los cuerpos inertes.

Hay poetas
Que abren las puertas con un soplido
Y hasta el tiempo llora
Cuando los escucha cantar.

Hay poetas
Que son espejos quebrados
En un millón de pedazos, y reflejan
Todo cuanto pasa frente a ellos.

Hay poetas que pasan volando
como una estrella fugaz
frente a las miradas cegadas
de los hombres esclavizados.

Hay poetas
Que naufragan en islas donde nadie ha pisado
Y viven negando este mundo sin luz
Y desaparecen sin dejar rastro.

Hay poetas
que lloran hasta liberar el alma
son tiernos como una primavera helada
y navegan hasta perderse en el mar.

Hay poetas
Que construyen
Ciudades, castillos, y murallas
Con sus lagrimas de mármol.

Hay poetas
Que no escriben un solo verso
Y se enamoran de la vida
Y viajan en un suspiro que dura toda la eternidad.

Hay poetas
Que son aeroplanos descompuestos
O avionsitos de papel
Ajenos a la tierra donde no hay huellas.

Hay poetas
Que son una estación de tren abandonada
El Titanic hundido en el fondo de mar
La fotografía que nunca fue tomada.

Hay poetas
Que hablan en el lenguaje de los arboles
Y tienen ojos de gato siamés
Y rugen como una orquesta salvaje.

Hay poetas
Que corren descalzos bajo la lluvia
Y aman todas las cosas del mundo,
Esos son los mas raros en estos días.