Telarañas

primero telarañas me enredan la conciencia
después camino pacíficamente
con las alas arrancadas, dando miel en el oásis
estampado
por la opaca luz
de las discusiones políticas
buscando al menos, un vientre para convertirlo en hogar
una mirada para nombrarla principio de todo
notas que vayan más allá de mi, alaridos que disfracen el silencio
para saciar la necesidad de ofrecerle una arañita
a esta pobre gente que ya no puede sentir p o e s í a.

Poesía – Hierba oxidada

Bajo la luz de esta luna sangrante
Escucho gotas que caen sobre el techo de lámina
La tubería tiene una herida en su vientre oxidado
Ha crecido una hierba en mis cabellos
Hay algo que me persigue en el camino
¿Sera la muerte, será la sombra, serán los otros
Seré yo persiguiéndome a mí mismo?
Tantos poemas, tantas canciones, tantas pinturas
Aviones que atraviesan el aire con sus alas de acero
Satélites que se ríen de la miseria en las alturas del cielo
Oh! Como quisiera llevarte a volar más allá de lo existente
Pero solo tengo estas alas rotas
Y no llegaremos lejos
Dame un lápiz y te construiré un cielo
Solo quisiera verte llover,
Aunque solo soy papel y palabras
Jugando a ser una persona,
Quisiera ser algo más
Quisiera ser una isla majestuosa
Para que tu naufragues en mi
Y descubras el tesoro
Ahogado en mi corazón enlodado
-Somos polvo o somos sal?
Dijo el mono sabio que colgaba de una rama en el árbol parlante con frutos mudos
-Somos semillas
Dijo la poesía moribunda.