Una puerta hacia el más allá

¿Por qué tememos la intangible muerte
y no amamos toda la vida que tenemos alrededor de nosotros?
¿Por qué vivimos inmersos en un gran sueño
y no somos capaces de contemplar el mundo real?
¿Por qué nos ocultamos detrás de la palabra
para encontrar un refugio que nos proteja de la realidad?
¿Por qué nos vamos lejos, muy lejos….
como un barco que se pierde en el horizonte del mar?
¿Por qué caminamos en círculos
pasando por los mismos lugares que nuestros ancestros?
¿Por qué este ciclo interminable, por qué tantos mundos
por qué tantas galaxias, por qué tantas edades?
Hemos repetido constantemente las mismas preguntas
y nadie ha encontrado ninguna respuesta
Hemos hecho de nuestro mundo una maquinaria de engranajes
y vamos por la vida como automóviles de fórmula 1
ansiosos y precipitados, azules y nostálgicos, furiosos y aprisionados
nadie tiene tiempo de crecer como la hierba en el campo.

Escucho que alguien toca la puerta, pero si abro la puerta….
¿No seré acaso yo el hombre detrás de la puerta? No quiero ser
no quiero narrar batallas, ni hablar del hambre y la miseria
carezco de sitios donde la sangre rocía las plantas de la primavera
lloro como una madre que ha perdido a un hijo
lloro como la tierra que no ha sentido germinar el fruto perfecto
lloro como tu, lloro como yo, lloro como todos,
esta fragancia inmensa de mis palabras es el perfume del universo
ya es demasiado tarde para cantarle a la luna
tan solo espero que mañana los cuervos vuelen libres.

Ahora estoy aquí. En este lugar frío. Varado en donde mismo que al principio,
tratando de amar hasta la muerte
bajo las sombras de esta máquina inmensa
en este mundo de poetas que lloran porque el cielo es azul,
El yo de antes. Cantó hasta abrir el cielo. Y yo en cambio me inclino a besar la tierra,
prosa, verso, música, para mi todo es lo mismo
yo escribo en el aire y canto fragancias, yo respiro el sonido y dibujo el tacto
pero solo algunas veces descubro tu nombre entre la arena,
y me dan unas ganas de llorar
y me desnudo entre la insondable tormenta
y siento que voy creciendo en el aire como una hierba
Esto…. No se puede expresar en ningún lenguaje
es algo que ya está muerto pero nunca se ha ido
son los últimos ecos del hombre que me habitaba ayer
no sé si voy a poder tocar el sol
tal vez la tormenta dure para siempre
Alguien toca la puerta….
Debo irme, ha llegado el hombre del mañana.

Anuncios

Poesía – Dios

¡Oh Dios! ¡Ya no me juzgues más!
Tu no sabes lo que es ser un hombre
no fornicaste ni fornicarás
en la evanescencia de las pasiones
no te arrancaste la divinidad
con un puñado de poemas y canciones
no alimentaste a las vacas
ni rociaste día a día los arroces
jamás disfrutaste del vicio
jamás fuiste la sombra de un nombre
jamás has temido por tu vida
jamás has sufrido heridas por amores. Todo en ti ha sido eterno
estas fundido a la cosmogonía
te siento respirar en mis pulmones, y te miro de lejos
en el reflejo de mi espejo
cantas en la melodía de los ríos, y eres el manantial oculto
en las entrañas de la montaña
duermes en la inocencia de los niños, y eres la luz
que besa la piel en las mañanas
habitas en el vientre de una madre , y en la nota
que baña de colores el aire
¡Oh dios! ¡Ya no me juzgues más!
Admira la grandeza de mi esencia
que también es la tuya. Todo el espacio
del universo no sería suficiente
todo el tiempo de la eternidad
todos los instantes infinitos
no serían suficientes para retener esta esencia
y si los poetas callásemos y esta dimensión se perdiese
¡Oh creador! ¡Oh Ala! ¡Oh Jehová! ¡Oh Dios! ¡Oh Krishna!
Tu nunca cesarás de estar en todo
porque somos el único ser y la única esencia
por que somos el único espacio y el único tiempo
porque estamos sin estar, porque somos nuestro padre
y somos nuestro hijo, porque somos nuestro dios
y somos nuestro espíritu.

Algún día escribiré un poema.

Algún día escribiré un poema
que resucite las almas y las ilumine
que se fotografie en la cosmogonía
que contenga todos los gritos
y abriré al cielo como a un dios sin ojos
y de mi saliva florecerán mares
y en mis parpadeos morirán planetas y astros
irá por el tiempo como un molino
girará en el génesis y en el apocalipsis
y en la espiral del romance
y en la voracidad del pensamiento
y en la tierra que se suspende con el cántico
ladrará en el silencio como un perro
girará en tus pupilas y en tu boca de tiza
y el destino se hará de polvo
y las brújulas señalarán hacia ti
y las palabras serán pájaros
y de pronto la voz se callará.