08:43 p. m. 15/04/2019

Ví a mi alrededor y todo se estaba muriendo
pensé en tí y en la dulce forma de tu lejanía
queriendo abrazar el cabrito perdido de tus ojos
estaba en algo, no recuerdo en que.
La palabra me dijo dónde estabas aquel día.
Y me dieron ganas de ir. ¿Pero si tú también decides ir?
¿Cómo nos encontraremos?
No soportaría olvidar las flores de tu pecho
ni esa transparencia con que me miras
como si miraras un rió pasar
como si sintieras algo desde un lugar remoto
o quizás, imperceptiblemente
demasiado cercano.

Anuncios

Poesía

”Te amo azul. Azul te amo.
Así como un niño que nunca vio el mar”

-Guillermo Cabañas

Cuando la luna se desvanezca sin piedad.
Cuando la oscuridad se instale sobre tu piel.
Y una tonada inasible se refugie en tus timpanos.
Regálame una mirada sin lluvia.

Ámamesufremellévamecrucifícame
no me digas adiós, no me dejes solo
libérame de esta prisión silenciosa
dónde la música es frágil y transparente.

Pronuncia la luz que se remueve en el abismo.
Conserva el fruto de la contemplación dispersa.

Y me volveré una parte muy intima de ti,
y nunca, nunca más nos alejaremos, y te veré
pura, como nadie nunca te vio, y me verás
loco, escribiendo versos que solo yo comprendo.

Y así me amarás, y así te amaré,
y comprenderás entonces que no somos medias naranjas
si no más bien, dos enfermos de soledad
que comparten las mismas cicatrices en el alma.

Azules

Solo busco un instante en ti
para dormir en tu memoria
da igual si me das un dormitorio
o si me das un rinconcito

La razón a veces nos enferma
La realidad sólo es una ilusión
Píntate de colores el alma.
Sube a ese viejo tren sin destino.

Acuérdate de recordar
que la vida es demasiado corta
y no vale la pena morir
sin habernos amado azules.

Melancolía de invierno

Llega la melancolía del invierno
y se me vienen a la mente los recuerdos
de ayer cuando corríamos libres
y nos mecíamos en el tiempo
como una hamaca en la playa,
iluminados por una luz silenciosa
que ya no se refleja en nuestras miradas.

Mírame ahora, tan lejos de mi.
Ahogado en esta maldita sumisión
de dormir con enumeraciones en la cabeza
incapaz de sentir algo que me haga feliz
incapaz de escribir todo lo que siento
porque aborrezco este sentimiento
de ansiedad y desesperación, de dolor y lejanía,
encerrado en una puta oficina
demasiado pequeña como para retener mi alma.

Pero bueno, a quien le importa lo que siento yo
yo, que solo soy, uno entre millones y millones
yo, que solo soy, un poeta en estos tiempos
donde la gente ya no necesita a los poetas
y si los necesita ni siquiera es consciente de ello.

Bah! Todo me causa un tedio casi insuperable
esta existencia sólo es un ciclo dentro de otro ciclo
sin ningún propósito más que el de prolongarse.
No existe un camino más largo que el nuestro
nos pesan los pájaros anidados en el vientre
nos pesa la espiral en la que espiramos eternamente
y vivimos enterrados en un sueño
y naufragamos en la memoria
y cuando por fin despertamos
ya es demasiado tarde.

Hoy estoy rendido ante la certeza
de que la verdad es solo un anhelo del hombre,
Hoy me siento enraizado con la eternidad.
Hoy soy, el que soy, el que fui, y el que será.
Y me incorporo de pronto a la realidad transitoria
de vivir y nacer en cada momento.
y Escucho un automóvil viejo que pasa haciendo ruido
y un perro que ladra (o llora) en alguna azotea,
y yo aquí, sentado, espero una llamada en el teléfono
una llamada de nadie, una llamada que responderé
condicionado como un perro con una campanita.
y cuando me llamen preguntaré los mismos datos
y resolvere las mismas dudas insustanciales
y al final de la llamada
Diré ¡Gracias! Así, sin esencia,
igual que el perro ladra sólo en su azotea
igual que las gallinas cacarean.
Y seguiré y seguiré repitiendo los mismos procesos
en innumerables ocasiones
porque de eso y solo de eso se trata esta vida sin ningún sentido
no importa cuantos golpes nos demos en el pecho
los molinos siguen girando…..

Este mundo me duele en todo el cuerpo
Padezco una conciencia lúcida
que es la enfermedad más terrible que he contraído.
Pienso en la temible oscuridad de la muerte
y en los rostros que nunca regresan.
Pienso en la acumulación de tantos sueños
y miro hacia el horizonte que se aleja.
Pienso tanto que pienso en porque pienso
y de tanto pensar me vuelvo irreal
y se me cae la piel y me convierto en pensamiento.
Pero nada de lo que pienso vale la pena, ni un poco.

y escribo sin saber porque escribo
así como cantan los pájaros al amanecer
a ciegas, nada más por derramar un color en el aire.

Y vivo sin saber porque que vivo
y viajo como un navío que va de puerto a puerto
repitiendo un mismo destino.

Y por alguna razón extraña
justo en este preciso instante
recuerdo la sonrisa de mi abuelo,
que era como un árbol inmenso.
y me dan unas ganas hermosas de reír y llorar
Y pienso en algo que quizás valga la pena
al menos un poco, casi nada.
La vida es más corta de lo que pensamos,
Deberíamos aprovechar cada instante
al lado de nuestros seres amados.
Porque quién sabe, si nos veremos al otro lado.
Quien sabe, si hay otro lado.

Río de colores

Mis manos estan cansadas de dar a luz
Mi voz esta cayendo hacia el cénit
Y solo veo un paisaje a donde quiera que miro
De ciudad solitaria, y de camión con muertos.

Mi carne se hace aire al anochecer
Mis sueños han dejado una semilla
Es inútil que mi río fluya en todos los colores
Si fue leyenda para ti, eso es suficiente.

Somos dos amantes que se miran al despertar
Somos dos amantes que corren en el cielo
Y se acarician el uno al otro hasta volverse reales
Y se sueñan el uno al otro acostados sobre el viento.

Quiero tocar tu voz que pronuncia luz
Quiero abrazarte y no soltarte nunca
Y habitar en el espacio entre nuestras miradas
Y fotografiar tu sonrisa que acaricia el corazón del mundo.

Estamos cerca a pesar de la distancia
Estamos cerca en estos versos que escribo
Enraizados, inmarchitables, como la poesía y la música
Y como tus ojos que escapan del olvido.