Poesía – Letargo evanescente

Ayer descubrí que habitamos en un sueño,
y cuando abrí los ojos
ahí estaba yo.

Anuncios

Amamos la poesía

Hay que seguir dándole vibración a las palabras
que se nos muera el día cantando versos,
por que estas voces que tenemos
solo pueden salir en canción.

Somos el verso que desnuda el alma
no hay barreras entre nosotros,
si miramos una piedra, somos piedra
si miramos el cielo, somos cielo,
lloramos un poco más que los demás
pero también reímos hasta llorar,
corremos descalzos de aquí para allá
tomamos café todos los días, algunos fumamos
otros se drogan con amor.

Tenemos un amor que no nos cabe
en el pecho,
tenemos un amor que nació
antes que nosotros,
¿Habrá un poco de antimateria
en nuestras tripas? ¡Yo no sé!
Algunos poetas otros antipoetas
Algunos tristes otros felices,
al final todos amamos la poesía.

¿Por que sera?

¿Por que sera?

Que las noches me recuerdan a las mañanas
y las mañanas a las noches y todo se me va
pero todo se me regresa
y me caigo pero en donde caigo
siempre me acomodo
y me atoro pero donde me atoro
es justo donde cabía
y me siento tan confortable
como el elefante agonizante
regresando a casa.

Latidos eternos

Desde la primera vez
Que sentí tu vibración eterna
Resonar en mi caparazón
Soñé con ser uno de tus latidos

El mundo era horrible y a veces absurdo
Y tu eras como una balsa olvidada en un río
Ellos quisieron dominarte y ser tus dueños
Y yo era tuyo desde que era una semilla

Conocí tu paradigma indescifrable y hermoso
Y sentí un amor tan profundo
Que me arranque el corazón y el alma
Y te los entregue en un verso

Un verso para detener la rotación
Un verso para abrir el vientre del cielo
Un verso para oír a dios.

Lagrimas de primavera

Desde que te fuiste, estoy perdido
tu ausencia despiadada me ha arrancado el alma,
camino constantemente por estas mismas calles
pero nunca llego a ninguna parte,
por ti lo soportaba todo, hasta el anthrax,
sin ti, me voy hundiendo, en este submarino azul,
sin ti, soy turista, hasta debajo de las sabanas,
las luciérnagas ya no brillan en mi bosque
no hay ninguna flor en mi jardín,
no ladra mi perro, no cantan los pájaros
la almohada ya no guarda nuestros sueños,
el cielo esta lleno de estrellas
me parece que van a caerse una a una,
sin ti no vale la pena este universo.