Desnudos como el fuego

Conduzco sobre tu mano avenida 
de vuelta al rumbo que me lleva a mi mismo
obstinada y perdidamente
abro duraznos gigantes con la manos para nacer
urdiendo cada mano, envilecido
por esta lengua de mariposas que nunca fue entendida.
Es inútil. El futuro duele tanto.
Y si me doy la vuelta, el mundo se va cayendo a pedazos
la sucesión de lo intangible escapa de la crónica
obtusa, todo se disuelve, todo es líquido
los pájaros beben de los espejos porque ya no hay más.
Me siento tan solo
perdido en este lugar que solo yo conozco
lejos del sueño, sal
donde mi alma se disuelve como caracol, tiempo
encadenado a la eternidad y al abismo
en un viaje sin retorno hacia la orilla del mito.
Veo gente quemándose en la ardiente mañana
veo flores marchitas de tanta eternidad
y arbustos abstractos y esferas cúbicas
que desafían la monotonía de la lluvia.
Habitación de espejos que se interrogan
mutuamente. Mirándose entre ellos
absurdos como las horas,
desnudos como el fuego.

 

 

Poesía-1945

El buitre de acero sobrevuela la ciudad
desprende una ojiva de su vientre,
un destello cegador oscurece todo,
un estruendo sacude el sonido,
¡La ojiva explota!
Nace un gran hongo de niebla
oscuro, con un tinte violáceo,
y el gran hongo se extiende
hasta devorar la ciudad entera,
tu piel se escurre en el suelo,
tus ojos salen de sus cavidades,
y mueres más pronto que una mariposa.
la humanidad ha muerto,
la estúpida inteligencia humana,
ha creado la peor de las armas.
Agradezcámosle a Einstein,
idolatrémoslo.

Poesía libre

Amar o no ser
Por que no somos nada sin amar
Solo tentamos el aire con los suspiros
El aire que corre desolado
Y los pajaros que silban armonías profundas
Sangra la herida universal
Y se rompen los eslabones de la historia
Cantan las orquestas del yo
Cantan las estrellas
El caos da a luz constelaciones. Canta tu mirada
No hay tiempo para callar
Por que nada es suficiente
Ni avanzar ni quedarse quieto
Ni gritar ni callar
Ni amar ni olvidar
Nada es suficiente
Cayendo al abismo insondable
La ira me infecta como un terrible virus
El alba se ha cansado de brillar en mi
La risa es un arma de la estupidez ahora
No hay felicidad, solo nerviosismo acumulado
Tan liquido, tan absurdo, tan herido
Abro llagas en el bosque de mi conciencia
Nunca me basto ser hombre
Ni siquiera ser dios.

(FRAGMENTO DEL POEMA VIVO)

AUTOR: Jaime Jordán Chávez Ordóñez

Amamos la poesía

Hay que seguir dándole vibración a las palabras
que se nos muera el día cantando versos,
por que estas voces que tenemos
solo pueden salir en canción.

Somos el verso que desnuda el alma
no hay barreras entre nosotros,
si miramos una piedra, somos piedra
si miramos el cielo, somos cielo,
lloramos un poco más que los demás
pero también reímos hasta llorar,
corremos descalzos de aquí para allá
tomamos café todos los días, algunos fumamos
otros se drogan con amor.

Tenemos un amor que no nos cabe
en el pecho,
tenemos un amor que nació
antes que nosotros,
¿Habrá un poco de antimateria
en nuestras tripas? ¡Yo no sé!
Algunos poetas otros antipoetas
Algunos tristes otros felices,
al final todos amamos la poesía.