Bebo soñolientamente las paredes

Bebo soñolientamente las paredes que me encierran
y en ellas la substancia infinita de la noche,
ya no me apropio de lo que pertenece al viento
ni robo el antiguo pan empapado bajo la lluvia
acaso oigo la ausencia de flores en mi jardín
y muelo mis hierbas para que me hablen del bosque y de todos los nahuales
a caso palpo los rostros de la pintura enmohecida
y con el murmullo de los árboles voy tejiendo un suéter para ponerselo al mundo.
La cama destendida se abre como la lengua de un diablo enorme
que me envuelve serpentescamente
hasta devorarme… De pronto recaigo en que son las 5:55 am y hace frío
Porque estaré escribiendo a esta hora y todo acongojado?
¿No será acaso que en el fondo de toda esta invención
la única realidad que se asoma es una necesidad incesante y dolorosa
de llevar la eternidad en la mano como una paloma
para arrancarle la cabeza a lo ozzy?

No lo sé. Pero mientras estas paredes me encierren
seguiré bebiendo hasta descifrarlo.

Un comentario sobre “Bebo soñolientamente las paredes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s