I (Elefantes mágicos)

El desorden de mi espíritu
se purifica, se disipa, se evanece,
todos los días de mi vida
siento esta ansia de unificación negada
que me incita a correr por el aire.
Tengo tanto miedo de morir
que paso todos los días y todas las noches
pescando en el cielo
un poema que me haga eterno.
Ayer vi un ángel desangrándose en la bañera
pero en mi casa no hay bañera
esa bañera es justo lo que quiero escribir
las metáforas nacen en mí
como en una flor nacen las espinas
quiero estar aquí,
solo,
para que el silencio me siembre
en la granja de mis pulmones
donde una vieja vaca mastica el universo
pero el mundo entra por mis ojos y entra por mis manos
y entra por mis pies y entra por mi boca
y luego lo vomito en forma de luciérnagas y moscas.
(Es doloroso es agotador es inevitable
Esto soy. Un consumidor voraz
para esto nos crían, para esto nos mandan a la escuela desde pequeños
para producir y consumir. Somos ganado financiero
o como quiera que se le diga
a esta nueva forma de esclavitud.)
El cuerpo se me está haciendo aire
me disperso, me propago, me prolifero
vicioso y voraz
prodigioso y discontinuo
con el espíritu dopado, con el mundo en la boca como si fuera un chicle
con el silencio añejándome como a un vino
quemándome en las llamas de mi propio infierno
no en el cristiano, ni en ningún otro
sino en el vacío que hemos ido alimentando todos estos siglos
con nuestros trazos tan torpes
que inútilmente anhelan la eternidad.
Hoy canta el quetzal después de más de doscientos años en silencio
y sigue cantando acerca de las guerras
todo es guerra. Tristemente. Todo es guerra
Y yo todavía no se vivir así. Y bueno. No sé ustedes
pero a mi me parece mejor este poema
que todos los que han resultado premiados
y lo escribí sentado en un retrete medio quebrado
a las 5:27 de la mañana. Porque soy y siempre he sido y seré
antipoeta
anticulto
antitodo
evidentemente no sabes vivir así
por eso es que tu alma pareces una seta pisoteada
o una envoltura de Ferrero Rocher echa bola
tirada al bote de basura de cinepolis
por eso eres el que siempre se asusta cuando vienen los polis
solo te pusieron una putiza por llevar marihuana
y a estas alturas sigues emputecido
ni que fuera para tanto ni que hubieras inventado algo
ni que cagaras supernovas ni que fueras alguien
la verdad es que la poesía no existe
y pareces pendejos soñando dentro de un sueño.
Los automóviles nupciales han parido ya un temblor silencioso
y las sabanas se mancharon de vergüenza
por el interno animal, por la transfiguración constante
por los pecados de la belleza cruel
a la que nunca he dejado sentarse en mis piernas
por puta. Si. Por puta.
Yo diré todo como se tiene que decir
yo diré todo lo que tu temes decir
seré el monstruo en tu canto
el esperma incandescente sobre el azulejo
justo después de la masturbación.
Hoy siento mi cabello torrencial aunque empiezo a quedarme calvo
de mi risa nacen frágiles estadíos de distintas realidades
pero las realidades se hacen tan inmensas
que colman el envase de la inconsistente conciencia.
La inconsciencia es un animal cada vez más grande
que me devora sin que yo pueda hacer nada.
He de dejarme llevar por este ritmo de múltiples pulsaciones
llamándome a seguir
así, sin mansedumbres,
con un amor tal por todas mis imperfecciones
que me permita escribir lo que no ha escrito nadie.
Soy yo Jordán. El río de preocupaciones y ansiedades
¿Saldrá dinero para mantener a la familia?
¿Tendrá sentido que un hombre tan loco y retorcido como yo
termine siendo padre de un ángel?
¿Algún día seré feliz? ¿Algún día me veré el alma?
Sembrar árboles para nacer de ellos como un fruto
es el mismo ciclo en bucle, es la misma vida de otros siglos, son los mismos gigantes
disfrazados de molinos.
Yo soy el eco del creador dispersándose a través de este vacío infinito
Se cuántos días de vida le quedan a los que me vienen a visitar
No se preocupen por la sequía
mañana seremos lluvia.
Llevo más de 300 años dormido, pero hoy es tiempo de despertar la vibración
de estos ligamentos donde camino
siempre a punto de caer siempre de forma torpe
pero no hay que estirar demasiado el ligamento o se desfibra
ni tampoco hay que abrazarnos tanto a él
porque nos estrangula. Debe ser flexible. O se empalidece y se pudre.
me siento cada vez más lejos de mí y más cercas del todo
soy la sangre que se derrama de la matriz
siento como me fumas
siento mi cuerpo diversificándose entre tu conciencia como un virus
Los ojos se me desvían de su órbita. Oigo muertos que me hablan
pero ya no les hago caso a ninguno
al principio su voz fue como el crujir de la tierra
sentí que sus voces giraban en mí y tuve la convicción de que ese era mi destino
vacile durante milenios antes de dar el primer paso
mientras me acercaba al puente. Ellos me sacaron los ojos de las cuencas
y los pusieron a bailar sobre sus manos. En medio de sus manos había un vacío antiguo
donde podían caber todos los mundos que se han inventado
luego me asomé a ese vacío y me vi a mí
estaba muy viejo y débil y los pies me dolían al caminar.
Si no fuera poeta
hubiese sido piedra.
Acaso podría resistir ser profesor
me parece una labor noble
pero que podría enseñarles a mis alumnos?
Lo único que se hacer bien
es llorar
y escribir poemas,
pero nadie te da dinero por hacer eso.
y en esta vida lo que no genera dinero
no tiene valor alguno.
Nací como 200 años tarde.
Ser poeta en estos tiempos
carece de sentido,
por eso todos los poetas se mueren solos
por eso ya nadie lee poesía.
Ah! Que vieja es mi alma
cuantas ansias tiene de partir a otro lugar
pero yo que soy muy torpe
no soy capaz de llevarla
más allá de esta pocilga interna
donde las gallinas mueren
enterradas bajo su propia mierda.
Ya no creo en la belleza
ni en Jaime, ni en todas las reflexiones
del otro Jaime que vive dentro de Jaime
¿Que soy? tan solo una prisa, una nostalgia celestial
un ardor indescifrable
de supernova a punto de morir. No sé. Cada instante soy algo nuevo
y soy tan tonto que me convenzo de que siempre he sido el mismo,
Pero dame una hoja de papel y me romperé en mil pedazos
para escribir el poema más bello que has visto.
Y no es porque yo quiera, es porque para eso he nacido.
por eso esta dispersión me agobia, por eso tantas sombras me persiguen
por eso se arremolinan en mi todas las desdichas
Soy el río donde van a fluir todas las almas
pero la gente no sabe que un río
también sufre cuando alguien se ahoga en sus entrañas.
(Salgo a fumar al patio, veo el cadáver de las palomas que mato mi gato
pienso en el poco tiempo que duramos y en lo pequeños que somos
y el corazón se me arruga como una pasa
Llega la navidad y recuerdo lo feliz que eso me hacía cuando era un niño
hoy ya no significa casi nada
solo dolor por las ausencias de los que se van yendo
Siento frío pero no tengo ganas de buscar un suéter
inmóvil frente al crepúsculo
busco matar este poema con el que ya me encariñe demasiado
este es el final
los elefantes rosas van de regreso a casa
uno a uno, en fila, desfilan
y se desploman antes de llegar al oasis.
Ya soy aire, puro aire
dando
volteretas sobre las nubes
giratorio, trágico,
inocuo
lloro porque el espíritu me niega
me castiga me incita
a ser otro, a ser ajeno
a vibrar en mi propia cuerda y a hablar con mis propias palabras
para que nadie me escuche
para que nadie me aprecie ni me comprenda.
Mi alma es un pueblo en ruinas
de pirámides sin terminar y esculturas destruidas.
Nací allá en Ydinka
en el país más swing de todo el universo
allá odiamos a los de Oratonia
nos parecen poco interesantes,
sobre todo por su extraña costumbre
de escuchar la música por la nariz
y oler la soledad por las orejas.
En fin que así somos y así hemos sido siempre
pero tenemos miedo de abrir las puertas porque como es clásico sabemos que detrás habrá
leones
devorándose sin querer, por la furia interna, por la ansía de dominar
la jaula tan breve en la que se encuentran encerrados. Pero yo me niego
y pongo en tus manos mi alma
aunque duele dejar morir
esta prisa ancestral que huye de la eternidad
este espíritu entorpecido por las palabras,
deshidratado en la desolación original
que lo exilia de si mismo.
No vienen más los gatos a la azotea,
se escuchan los pujidos de la calle desnuda
todo es en vano. Alguien cazará mi olvido
el circo lo expondrá como si fuera un elefante mágico
o cualquier cosa que alimente el morbo.
Hay algo en mí que no quiere parecerse a nada
de lo que hayan visto antes
así es desde que era un niño,
es por eso que nunca podré ser
fundador de ningún pueblo.
Tengo una pasión que crece como un virus
tengo en mis manos libros que escribí en otras vidas
ahora solo creo en la música de mis tripas
ya no me aniquila el futuro. Me aniquila el presente.
pero esta bien, es necesario…
Hoy descubrí que la poesía no existe
y que toda mi vida ha sido un sin sentido.
No hay nada que escribir que no sean
las palabras ya escritas.
Empiezo a odiar toda mi obra,
y creo que eso es el principio
del final de toda negación.
Quiero correr hasta llegar al otro siglo
no como pendejo, a lo Forrest Gump
más submarino más bioluminiscente
siguiendo la ruta de la medusa
ya sea por forma instintiva o ya sea por figuración.
Corro porque el tiempo es un cheetah
Y nosotros somos los ciervos
Que recorren todos los inviernos el mismo sendero
los pies descalzos se me hunden en el lodo
Y se hacen raíces
me estoy haciendo un árbol de guamúchiles
¿O ya lo era? Mí cabello son las hierbas del monte
mí cabello es el vaporeo que escupe el volcán
mí cabello es todo.
Esto soy, esto somos, un virus y nada más
el vacío. El consumismo desvariado
los labios que apenas mueven sus músculos al despertar
miles de cuerpos encerrados en recipientes de plástico
tan apretados que parecieran ser solo uno
carne asquerosamente viva.
TEMPESTAD.
todo sucediendo tan rápido
que nada sucede en realidad.
locura de los dioses
que crearon a unas criaturas
para que los crearan a ellos.
Ritmo del principio
que jamás se detendrá
ya por vía instintiva ya por vía de la nostalgia
habrá de continuar -Grito la rana que hay en mi barriga.
Voy al parque. Necesito la luz opaca de sus lámparas
ojalá que no haya niños reventando cohetitos
Mis pómulos ensayan los gestos para sonreírle falsamente
a la gente falsa.
Estoy feliz. A mi manera,
por primera vez
he podido plasmar mi pensamiento
en el papel.
La narca noche se va haciendo día
3 horas vienen trituradas
adentro de una bolsa negra
x llevar puesta
falda.
Salto de la acera al lienzo y del lienzo a la liana y de la liana a la nieve
todo lo voy consumiendo
esto somos, esto soy
dejaré la isla negando el cáliz del tesoro
viajaré, viajaré y en el centro de la tempestad
tocare las puertas de las casas que van
perdidas en medio del torbellino
donde la única victima es este cuerpo
de envoltura paleta payaso
derritiéndose bajo el sol.
Nuestras fiestas, nuestra piel, un gringo jugando golf
tantos recuerdos al mismo tiempo
que no puedo ver solo uno.
Escritura incorregible, soledad indócil
lumbre. Pura lumbre.
Países de mi mismo, ríos que llevan eternidades
nada duerme en el regazo de mis sombras
los sueños se arrugan como periódicos viejos
‘’adios, adios’’ Dice la lumbre.
Tápame los ojos ya no me importa
para mi la vista no es más que un complemento
de lo que oigo.
Hace frío detrás de estas palabras y este domingo
parece más jueves que otra cosa,
reconozco
este signo que figura en tu piel
tápatelo. Haces té y lees
tranquila al calor de una lámpara
bajo la lluvia
después vuelve a empezar
o no empieces,
porque los principios duelen más que los finales.
He llegado. A esta casa con el río a cuestas
a presagiar la belleza de lo intacto.
Pasará otro invierno, Pasará otra primavera
y yo seguiré aquí
mirando hacia mi propio abismo.
Esta noche me extraño más que nunca
atrapado en esta sorda vitrificación
donde reside la palpitante luz polimorfa
de mi pensamiento abstracto e indescifrable.
Camino en un laberinto que nunca termina
sus pasillos son incómodos y largos
la atmósfera provoca un sentimiento de pesadez.
Siento cansancio de existir, cansancio de pensar
cansancio de navegar por la vida a una velocidad tan vertiginosa
que no permite apreciar los detalles más hermosos
cansancio de ser y no ser y de estar y no estar a la vez
cansancio de escribir palabras que se transforman en cuchilladas contra mi mismo
cansancio de sembrar semillas que se pudren en la lengua
Y tener siempre el grial oculto
entre mis manos
pero nunca darme cuenta,
Me quedo despierto para mirar al amanecer.
Y al final el amanecer me mira a mí
diversificado a través de los brotes de mi alma como si fuera un árbol cósmico
en confinamiento perpetuo al sitio mas interno de mi mismo.
Escuchando al otro que esta adentro de mi cabeza pero esta lejos,
el otro que esta como elevado, el otro empalagado de simbolismos y metáforas de las que yo carezco y plagado de los otros que viven adentro de él.
Vivo en la obra que escribí hace años como cosa real por fuera
intacto, disperso, nublado, denso,
pero ante todo reflejo fiel del espíritu. Hoy ya no es así. Hoy ya soy otra cosa cada vez que respiro y sin embargo al mismo tiempo estoy constantemente pasando por los mismos lugares
solo que de distinta forma.
Hoy me siento libre como nunca antes me había sentido
Amo en si mismo el acto de la creación
Escribo con el alma sangrándome por dentro porque es preciso cantar las cosas que nadie ha cantado
arte la cual va muriendo ante el estrujamiento de la industria que moldea las cosas con sus manos intrusas para otorgarle una forma aceptable bajo los patrones impuestos por la masa plastificada. En tanto yo me alejo de la máquina y su horroroso alarido
para decir tu nombre muy bajito. Y así escucharlo solamente
yo.
La poesía debe ser íntima como un juego de niños.
Luz concavida en los ángulos obtusos trazados
por los compases celestiales.
Seres de aire viviendo por encima del cielo
Abanicos generando tempestades parecidas al estornudo
de un dios enfermo.
Elefantigres están a punto de extinguir al Trianculebra y a su vez el Trianculebra está a punto de extinguir al Pichondrilo. Hay un satélite recibiendo todo lo que pensamos para transmitírselo a un alíen milenario encargado de analizarnos.
Va cayendo el yunque lentamente, segundo a segundo, y pum, cae sobre el hombre distraído incapaz por no haber mirado arriba
El dolor es el estado natural del hombre porque nos mantiene vivos.
y ante todo perdónenme, perdónenme todos por ser tan libre,
pude haberles dicho todo lo que siempre quisieron escuchar,
pero preferí decirles lo que nadie va decirles nunca.
———————————–estrellas fugaces que se alejan para siempre
—————————en un ritmo misterioso.
————————————————–UN ÁRBOL GRITA TU NOMBRE
—-Mil naves espaciales
—-aterrizan en Chichen Itzá.
———————————————————————-Una piedra muda lo sabe todo.
——-días que se repiten
——————————–días que tienen pies, y caminan
——————————————————————-a través de un hilo delgado, y sortean
——————-obstáculos y muros. y van y vienen
——————————– y dejan una parte de mí muy lejos,
——————— plantadaa en mí,
——— como un árbol que crece hacia dentro,
voy creciendo y dando frutos. voy moviéndome y a la vez estoy detenido
———————como un planeta que gira en su propia orbita.
Es el año 2237. Una vez que se marchitaron todas las flores del mundo,
—————————-Nació la tálida, La última flor.
La flor más hermosa
——————————–Me comí una fotografía en blanco y negro
————-el delirio, la esperanza, el odio, el amor
———————— Piedra contra piedra
—–Sueño dentro del sueño
———————————–de invierno en invierno
—————————————————————–de primavera en primavera.
—————————————–Saltando;
——————————————-y
—————————————saltando
——————————como el conejo diabólico que nadie puede alcanzar
—-y que todos persiguen.
—————————-TODOS ESTAMOS LOCOS.
————————————— damos un
paso hacia atrás,
P——————————————————-y un paso hacia adelante
I – —————————— un paso hacia atrás,
———Z———————————————– y un paso hacia adelante.
———Z —————————–Flores aplastadas
—————-A —————————————–bajo los pasos del gigante.
—————————————–busco una búsqueda
—————-agarro los sueños con las manos sucias
—————————–apenas salgo de aquí, y ya me dan ganas de regresar
——————-y regreso y siento que nunca me había ido
———————————————–y a donde quiera que voy
———————-todo lo que hago es regresar al origen
————ahora me doy cuenta que siempre he estado en el mismo punto que al principio.
————–Nunca dí un solo paso
—————————— Nunca platique con el mar cuando subía la marea.
—————-ahora YA ES DEMASIADO TARDE.
—————————————————–Aunque no quisimos decir nada
——————————————lo hemos dicho todo
———————– ese es nuestro destino,
————–decir la palabra, vivir la palabra,
————————————–ser
—————————————–palabra.

Esta corriente atascada. Esta conciencia sobrepoblada igual que este mundo. Una montaña llena de cuevas. Una gran melancolía acumulada durante años de existencia sin ningún propósito. Heredada de generación en generación. Padecida por poetas malditos incapaces de entender el sentimiento eterno. Reflejo del espíritu. Esencia milenaria que no me pertenece,
ni le pertenece a nadie, enredada entre las sombras, engendrándose desde su propio vientre.
Somos demasiados ya, algún día ya no cabremos en el mundo por tanta basura acumulada, algún día ya no habrá ni un pedazo de tierra para enterrar a un muerto más.
Pero antes de todo eso sin duda nos asesinaremos los unos a los otros. Porque en este mundo todos estamos locos. Siempre hemos estado locos. Y siempre estaremos locos. No sabemos que somos y ni siquiera si somos y al final nos convertimos en pensamiento. Solo eso somos, un conjunto de ideas, abstracto y en constante transformación.
Escucho los pájaros encerrados en sus jaulas al otro lado de mi casa, quiero que se callen, necesito el silencio como un pez al agua.
Mi cabeza está más lejos esta noche de lo que estaba mañana
El vaso de agua se llena poco a poco y yo tengo mucha sed
el rostro obtuso de los siglos se hizo una cirugía plástica
la muerte vende vida en el tianguis por la tarde a las 4 y a las 6
nada tiene que ver con dios, danos un mérito,
no somos tan malos ni tan pusilánimes
aunque a veces devoremos el mundo cuando nadie nos ve
entonces, matemos a New York la ciudad perra
que fue vista caminar en 4 patas
esta rabiosa, mátenla, mátenla. Antes de que yo, antes de que alguien
sepa domarla y convertirla en quimera. Vuelve otra vez
vuelve otra vez la tempestad y la desesperación
de ángel harto de vivir en el cielo
o humano harto de pensar
o cualquier ser que combate su propia naturaleza
en vez de abrazarla. Si, pero a veces si la abrazo, cuando vuelo, cuando corro, cuando cazo
nubes con forma de lince para ponerlas a que brinquen
sin orden alguno, sobre las pestañas de mi mariposa muerta que traigo de llavero ¿Ya vero?
¡NO! es eso, solo sonidos, solo ecos diferentes de un mismo latido
¿A caso nadie lo entienden? No es que todos son diferentes
porque en todo caso si todos fueran diferentes en cierta forma todos serían iguales
¿Entienden? Espejos solo eso somos
por eso tanta ansía de eternidad, por eso tanto anhelo, tanto sufrimiento ahogado en el alma
pot la desgracia de no saber quemarnos en las llamas de nuestro propio infierno
para que una esposa desolada hable de nosotros
como si fuéramos un ser extraño
cuando ya no estemos, cuando ya no seamos
más que carne en la panza de un gusano y una vez ahí, bailando, todavía bailando y bailando
y todos esos que nos odiaran en el fondo estarán tristes
porque les dolieron las manos al escribir como nosotros, porque fuimos alma
y dejamos al espíritu en una parte muy lejos
porque pisteamos con las piedras como si fueran amigos
ah! ¿Y si no estuviéramos tan lejos? ¿Quien fuera nosotros? Nadie
nosotros quisimos ser uno solo pero no pudimos
nos fuimos agangrenando en el camino, pero míranos ahora
frente al oasis cantando una misma canción
desentonados, trágicos, condenados
a estar siempre expuestos en esta jaula transparente
desde donde nos miran nuestros monstruos más tristes.

II (Elefantes mágicos)

No tengo edad, soy
sueño, tormenta, tiza, y a veces converso
con las piedras
que me juran
haber sido hombres, y ángeles
en algún trópico
donde la luna
se esconde de las noches, y dicen
que mañana seremos de plástico, y lloran
lágrimas corrosivas
por qué no quieren que los mares de cerveza
se desborden en el puerto de las almas, y
provoquen un oasis.
Por cierto, el mundo es un chicle.

III (Elefantes mágicos)

Pasan los días
Uno tras otro.
Me veo transparentemente
en los espejos de mí soledad
Me veo con angustia celestial
de un hombre creando un dios.
Me veo tan claramente
que dan ganas de llorar.
Pasan los días y son iguales
verdaderamente siempre iguales
los mismos perros callejeros
las mismas señoras en la tortillería
los mismos autos y las mismas canciones.
Desde aquí veo siempre los mismos cerros
Todo es igual todos los días.
Todo ha sido igual en todas mis vidas,
este mismo gobierno, este mismo pueblo,
esta misma melancolía.

IV (Elefantes mágicos)

Le doy voz a mis heridas
que solo han de sembrar
olivos con sabor a paraíso renunciado.

Sueño ser un árbol
que sueña ser un hombre.

Esparzo en el aire polvaredas
que cambian de forma
y quietan a las adelfas enloquecidas
de mi conciencia dispersa.

Tallo el silencio como si fuera barro
hasta que sea imperfectamente perfecto
como una nube con forma de tus cejas
sirviendo de almohada para el sol.

Hábito el río de mis palabras
nado contra las corrientes,
me alejo de mí para encontrarme más.

Tantos hombres preocupados
porque todo lo que escribieron ya se escribió
y yo tan preocupado
porque lo que escribo nunca se escribió.

Vivo y ni mi rostro me acompaña
y ni mi sendero quiere mis pasos
nadie en este mundo me entiende
me siento un extraterrestre con maceta de sapo.

ojalá tuviera un sombrero para ocultar mi locura,
pero no venden sombreros así que yo sepa.

Aviso monumental

Saludos gente, solo quería avisarles que el día de hoy subiré un poemario que tengo guardado hace tiempo y que ha fracasado en varios concursos, lo importante es que me gusta y quiero compartirselos. Se titula Elefante mágico, lo iré subiendo en partes alrededor del día, espero que disfruten sus versos,

PD. ¡Si leen mi poemario les crecerá el pelo y serán millonarios!

Edad sagrada

I

La ardiente mañana entraba por los ventanales
Un reguilete de colores giraba en mis manos de papel
Se abrió la puerta en un instante que pareció infinito
Era él. Mi padre. Venia asoleado. Te llevaba
entre sus brazos con la ternura de un gigante bueno.
Tenías miedo del ruido que hacían los automóviles
pero pronto te sentiste en casa
como si hubieras vivido siempre con nosotros.
Aquella mañana mi padre te amarro con una soga
al árbol de limones
y yo y mi hermana te desamarramos
para que salieras a la calle.
Luego un carro te atropello la patita por accidente
y mi padre le pego a mi hermana
con un viejo cinto de cuero.

II

Mi abuela cocinaba frijoles
en una gran cazuela plateada.
Nosotros jugábamos arriba,
abajo solo estaban los adultos.
En la ventana veíamos pasar el ritmo de los días
mientras soñábamos dentro del sueño
que llamamos vida.
Las paredes estaban plagadas de santos
cruces y clavos
sin cuadro que les colgará.
Brincábamos en las camas
jugábamos y reíamos
al compás de la eternidad,
Recuerdo que yo siempre lloraba
cuando tenía que irme,
y un pez marlín
nadaba entre mis lágrimas.

III

Parado justo debajo del hombre en llamas
sentí el infierno líquido, giratorio
todo fuego todo furor
acumulado en las vísceras del pueblo
que gritaban ¡Sálvanos!
sin saber a quién.

IV

En la carretera
se veían los sembra-dios de plátano
bañándose en la miel del sol
y yo
parecía una guacamaya
gritando ¿Qué hora es? ¿Ya casi llegamos? ¿Dónde vamos?
y mi padre
se quedaba callado
con sus dos manos al volante y la mirada en el horizonte
mientras esperaba una nave de olvido.

V

El patio era un estadio más glamuroso que el Madison Square Garden
mas legendario que el Santiago Bernabéu
y más implacable que cualquier coliseo romano.
ahí jugábamos futbol y a veces otros juegos inventados
nosotros éramos los jugadores, los técnicos
los aficionados, los hinchas, los comentaristas
y anotábamos goles irrepetibles
en porterías de árboles, piedras y sillas
que se desdoblaban al amanecer.

Si nos hubiera visto Píndaro, hubiera sonreído.

VI

Ella está en su cuarto
escuchando música en su discman
en sus ojos nace la magia, en sus manos ciudades de papel,
habla con los objetos, les da un nuevo nombre
a todas las cosas de este mundo.
A veces papá dice que se ve un poco gorda
yo quisiera que ella sepa que siempre ha sido hermosa
Y que ninguna lágrima caiga de sus ojos:
que quisieran ser verdes pero son cafés.

VII

Cuando era niño a veces los demás niños me pegaban
se burlaban de mi, porque era gordo, porque era disperso, porque a veces cantaba en clase
nunca faltaba la razón
a veces los profesores también formaban parte de la burla
hubo un día en que en la cancha de futbol
entre tres niños me tumbaron y me patearon en el suelo
uno de esos niños solía ser mi amigo
Yo me enoje tanto que convencí a otros tres días
de que lo golpeáramos y tiráramos sus cosas a la avenida
para que los carros se los estropearan
fue una muestra del maquiavelismo que residía en mi
y así fue, a la salida lo tumbamos, lo pateamos
y aventamos sus cosas.
El niño lloro y perdió perdón
yo me sentí culpable
porque permití que los demás me cambiarán
ese día me prometí que nunca iba a permitir que la sociedad me cambiará,
pero esta de más decir que falle a mi propia promesa.
A la mañana siguiente fui a la casa de mi amigo
y le pedí perdón.
Después de eso, fuimos amigos.

VIII

El niño ya no tiene imaginación
lleva toda la tarde jugando en su computadora
pulsando una y otra vez los mismos signos
con sus manos de robot.
El niño ya no tiene imaginación
vive una vida pequeñita
adentro de la vida inmensa.
El niño ya no tiene imaginación
el niño esta sólo, el niño esta triste
perdido en la memoria de su ordenador.

IX

Vi granizo por primera vez
una semana antes de que se deshielara el volcán.
Se mato un muchacho en una moto verde
y las personas como buitres
se iban aglomerando alrededor de su cadaver.
Morbosamente, entreabriendo la boca
y con sus falsas caras de lastima
hablaban sobre la desgracia del muerto
y gesticulaban sus prejuicios.
-Estaba borracho el cabrón
Escuché decir a una señora.

X

Las primeras veces me entristecí
Cuando mí abuelita Lupe ya no se acordaba de mí.
Sus ojos eran junglas de cristal
Donde los quetzales cantaban todo el día.
Ella amaba los animales igual que yo
Ella era una niña solita en medio de la inmensidad, oscura y brillante.
Tenía miedo de que se la llevarán los cristeros
a veces me hablaba de su hermano piano
Que se había muerto cantando.
Mí abuelita nos olvido a casi todos
Cada día éramos más extraños para ella,
Pero a mí padre nunca lo olvido.
Incluso en sus horas más delirantes
Siempre llamaba a su hijo
Poniéndole nuevos nombres.

XI

Recuerdo que aquella tarde llovieron guamuchiles
tu y yo íbamos sentados atrás en la camioneta negra
tu mirabas las calles con la lengua de fuera
y yo te miraba a ti, tenía miedo de que brincaras
pero tu no brincabas,
solo cuando veías alguien a quien amabas, brincabas.
Un día brincaste sobre Emmanuel
y nosotros te vimos muy felices desde la camioneta
porque brincaste, y porque Emmanuel estaba ahí.
Otro día brincaste al río marabasco cuando nos bañabamos
me rasguñaste y también a mi hermano
uno de los momentos más felices de mi vida
fue verte nadando hacia mi.
Siempre que llegaba de la escuela tu eras la primera en venir
cuando llegaba mi papá también
no importaba que tan molestos fueran los días, con los niños que me molestaban
tu siempre encontrabas la manera de hacerme sentir mejor.
Te acariciaba durante horas, acostado viendo la televisión
y justo cuando dejaba de acariciarte
tu me volteabas a ver, con los ojos llenos de amor.
Siempre te dejábamos salir, tu te asomabas por la ventana
como si fueras una persona, pero no, tu eras mejor que cualquier persona
todos te amábamos y te gustaba saberlo
mi mama primero no te quiso, pero hasta ella
termino amándote.
Una noche no regresabas, yo me había quedado dormido,
llegaste por la madrugada, te habían envenenado,
mi papa intentaba darte la medicina, abriéndote la boca, pero tu no te dejabas,
te retorciste en el suelo por la maldad de alguien
y tu nunca le hiciste nada malo a nadie.
A mi no me quisieron despertar, para que no te viera así,
a la mañana siguiente me dijeron que habías muerto
mi papa te iba a enterrar cerca del río
pero yo no te quise ver así. El último recuerdo que tengo de ti,
es una tarde que fui y te acaricie,
tu estabas al otro lado del cancel….