Viernes sin salsa pero no es viernes

hoy es un viernes sin salsa
de un agosto
que todavía no ha llegado y el enjambre de violines
sangra en la bocina más que una herida de balazo, y el caso
es que mientras estos pobres viejos lloran en el velorio
un bebé llora por primera vez en algún hospital del mundo
Es el parto y su resplandor, es la muerte y su obscuridad total
¿Cómo haremos para romper el ciclo?
¿Y si lo rompemos qué cosa pondremos en su lugar?
miserablemente caminamos ciegos, a tientas
revolcandonos juntos entre la mierda y el plástico
llueve torrencialmente, pero lo que más llueve
son las ojos de aquella niña. ¡Cómo llueven!
entre sus manos, caramelos vivientes
están enloquecidos de tanto miedo
y lloran como la gente cuando son triturados por los dientes.

Anuncios

Un comentario en “Viernes sin salsa pero no es viernes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s