Cénit

Cuantas noches en tu búsqueda
despierto hasta que la luz cae sobre mí
agobiado por tantos pensamientos y sentimientos confusos
que me pierden en la infinita tempestad.
Mi vida pasa como una película muda en blanco y negro
y el tiempo se va secando como un fruto
entre mis manos, empedradas y frías igual que la calle
donde vivo y donde escribo estas palabras
que se parecen un poco a mi alma
pero no lo suficiente.
Camino a través del mismo sendero
dónde caminamos todas las almas errantes
pero a veces pienso que en realidad
siempre hemos estado justo aquí
y no hemos dado ni un solo paso
si no que solo hemos girado y girado.
Me siento muy triste en estos días extraños
tanto que no me dan ganas de escribir poesía
y terminó arrojando mi locura por la ventana
pero he de confesarte que en estos días extraños
también me siento más libre. Y eso sabe a limón
y sufro por tu reflejo que se asoma en todas partes
con su mirada abstracta y petrificante
que se disipa entre las colinas heridas de los ojos
dónde vive una anciana que atiende a los dioses
en su tienda de abarrotes cósmica.
Aunque un tanto disperso, pero no por la incapacidad
porque si quiero puedo hacer que las ideas se besen unas a las otras y hasta que tengan sexo
( Mañana cuervo vine allá, multitudes suicidándose dentro de mis venas
meto el invierno al microondas, va reventando y se hacen sombritas de maíz. )
si no más bien por una suerte de instinto animal inexplicable
que me induce crear mundos y destruirlos y crear otros mundos nuevos
siempre distintos, a veces con puertas entre unos y otros.
Y si quisiera podría hacer uno mismo donde hubiera lluvia de mermelada
y las palabras en el aire saltaran y los ciervos hicieran su peregrinaje ancestral
a través de los bosques y los ríos sin ninguna carretera o valla que les estorbe
es torbellino que se llevan todo de mí, fruto que me devora,
nostalgia que me extraña, pasado divido en lapsos hermosos, hombre que huye el mundo
esencia inimitable, germen del pensamiento, vagabundo que se vuelve millonario
con un almanaque del futuro que se encontró en un bote de la basura
Todos corren demasiado a prisa en estos días
por eso es que yo quiero quedarme sembrado en ti
como un árbol que no da sombra, como un árbol que da luz.
Queda luz.

Anuncios

2 respuestas a “Cénit

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s