Ven. Ven.

Ven. Ven. Ven yendote. Ven a ti.
Ardiente oscuridad. oculta golondrina
transfiguración de los días.

Móvil tierra de nostalgias donde echamos raíz
prolongandonos para vivir eternamente
o al menos olvidarnos de la muerte.

Ven. Ven. Ven yendote. Ven a ti.
probeta del espiritu, vestido de los sueños,
lejano organo de mi cuerpo.

Hoy

Hoy el viento baila junto a mí
los luceros recién infinitos dan vueltas
tentando la montaña a moverse contra el límite
aire que habla y dice más palabras de las que hay
guerrero siguiendo con su inevitable destino
divinidad que no deja de secarme la vida
embriagada de tiempo y eternidad.
no pueden sentir esta sensación
porque es lo que se siente ser yo,
espíritu chispeante en el horópter
fracaso rotundo del corazón
pies resbalando sobre el pensamiento
cachorrito perdido en un barrio triste
aullando a la luna. Temblando de frío.

Iría

No miras mas la noche
te quedas hermosamente callada
con tu mirada de puerta a medio abril
ya lejos para siempre del mundo.
¿Quien te hizo así tan cristo?
Iría a la fecha en que lloraste
para recoger tus lágrimas
y mirarlas como un espejo.
Iría cerca de tu alma
sedienta de infinito
para abotonar el vacío
de tu corazón.

La tragedia del siglo 21

El hombre se ha convertido en máquina.
Una lagrima cae pero se queda congelada
unos ojos me miran pero son ciegos.
Me quedo solo con el alma transformándose
asfixiado de vivir atrapado en esta prisión
idéntica a la de otros hombres
que viven hoy y son tan prisioneros como yo
sin nisiquiera darse cuenta o detenerse a pensarlo.

El reposo del fuego ya no toma forma en los desiertos
las siluetas ya no van formando palabras en el aire
muy lentamente, casi imperceptible, algo así como un parpadeo del mundo
o cualquiera esas otras cosas enormes de las que formamos parte.

ahora el febrero se ha roto en trozos de conciencia. Se desvanece la tierra
el hombre se convierte en poesía y la poesía en texto y el texto en idea
y la idea en nada. Pero… De vez en cuando
las cosas dispersas se reúnen
para durar eternamente.

¡Alguien le lanzó un arpón a la ballena!

Platicando con un árbol en abril

Aquella fría noche de abril
el árbol me dijo angustiado;
dar frutos es doloroso
la primavera no me gusta tanto
y tengo mucho miedo de convertirme en un mueble.
te diría que me prendas fuego
pero cuido los nidos de mis ramas
porque los pájaros todavía cantan.

Después nos tomamos unaas cervezas miller
y fue una tarde como cualquier otra.
Yo y el árbol nos mantuvimos en silencio
No volvio a surgir tema de conversación.

Loca tormenta

Se acabo la loca tormenta
permanece la frialdad del humano corazón
disfrazado de neblina
cual duende oscurantista que baila y canta
aunque no haya música
en todo este universo silencioso
poseido por una enorme, pasión acumulada, reluciente
propagandose por todo el mundo
con una intención manifestada
de nunca hablar a traves de la boca si no a traves
del corazón y el alma.

Migajas

Alegre cuervo, nube que no quiere llover,
blancura aterciopelada, goteo continuo de las lluvias
derramadas reinas extinguiéndose y mojando
la cabellera del dios dormido con una música suave
que vuela en completa libertad a través del aire
con luz de supernova a punto de morir
¿pero la supernova quien es? ¿Como se llama?
¿Y acaso no es una triste imagen que solo existe
debajo de nuestros párpados mientras los ojos se cierran?
Ah el mundo quisiera un pedacito de mi tristeza
pero yo les daré las migajas de mi soledad
no soy tan generoso, las nubes se alejan
y he aquí la realidad de la vida
un hombre escribiendo acerca
de su efímera entrega a las palabras
que viven y sonríen como las personas
reposadas sobre los brazos de un instante
viniendo eternamente hacia nosotros.