Ciruelas

Recuerdo aquella noche
Cuando me nacían ciruelas en la cabeza
Bajo el sol que se asomaba con afán de iluminar el día
Entre fuentes y jardines asoleados
En este mundo que gira y se transforma.

Ahora veo que hay un muerto sembrado en mi sombra
Está pálido y se parece al sueño y al olvido
Y suelo sentir su memoria como si fuera mía
Y casi puedo acostarme sobre sus cenizas lejanas.

Exploró en los laberintos que nunca terminan
Buscando algo que no se puede encontrar
Son talvez, los libros perdidos de alejandría
O los poemas que nunca fueron escritos.

Voy caminando a ciegas por el camino infinito
En el que todos caminamos alguna vez,
El camino del arriero,
El camino del indeciso,
El camino del errante condenado a caminar de por vida.

Oh cómo me gusta estar aquí
He llegado por fin, a esta casa,
De paredes heridas, de sombras cansadas,
A esta casa que no es de nadie.

Anuncios

Un comentario en “Ciruelas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s