Sembrando la noche

Un automóvil, en la calle, pasa y otro
pasa detrás. Tu me miras fijamente
es invierno y yo estoy prendido fuego
y tu, eterna, alejada, sonriente,
mantienes ese silencio de bosque incendiado,
y yo, con mi nostalgia de extranjero
respiro como el cantar del río,
y alargó la mano y acaricio tus cabellos,
y beso tus párpados, y siembro la noche en tu piel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s