Puff

Recuerdo aquella noche como si fuese hace unos cuantos minutos.
Yo tenía las agujetas desamarradas como casi siempre,
y tu de pronto te esparciste en un millón de mariposas monarcas.
Yo tenía miedo de no saber porque la vida era tan triste,
y tu bailabas encima de las manecillas de un reloj descompuesto.
Ellos iban por las calles con sus caras de plástico derretidas,
y nosotros hicimos el amor hasta el ayer.

Ah! Y en la radio sonaba tu canción favorita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s