Hay madrugadas

Hay madrugadas en las que no duermo
Y siento un fuego en el corazón,
Una llama interminable que me incinera el espíritu.

Hay madrugadas en las que me siento solo
Como un polo en medio del ártico
Y las horas me parecen días.

Hay madrugadas donde no importa nada, y caigo
Como un yunque precipitado hasta el fondo del abismo

Esas madrugadas….
En vísperas del amanecer
Las palabras llegan y me piden ser escritas
Como las fotografías piden ser tomadas en los atardeceres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s