Puerta Abierta

Cuando te desnudaste
tu cuerpo se esparció como una lluvia de abejas.
Cuando me miraste
sentí que subí a lo más alto del cielo en un instante.
Cuando me tomaste de la mano
quisiste evitar que me fuera volando lejos de la tierra.
Míranos ahora, tan lejanos, tan inciertos
a la orilla del abismo insondable
escuchando la lluvia caer sobre el cristal
y atrapando mariposas de humo.

Anhelo despertar por un momento
un minuto, una hora, un siglo
para aprender un canto que sane este mundo.

No soy el poeta que sangra palabras
ni la serpiente del lenguaje inexpresable,
soy aquello que todos intentan escribir
soy el corazón de los 7 mares
soy la inmensa ausencia de tus penas.

Pareciera que la eternidad es una niña pequeñita
pareciera que el aroma del jazmín se escurre como sangre
pareciera que somos una raíz arrancada del cosmos
un río sin cauce, una noche interminable
pareciera que la puerta rota donde sufre el tiempo
por fin ha sido abierta.

Anuncios

Un comentario en “Puerta Abierta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s