Un breve poema de amor

Veo que tú eres un cielo
un atardecer soleado
así, con tu piel rojiza
y tus labios despintados.
Así….

3 comentarios sobre “Un breve poema de amor

  1. Me parece buen poema.
    Espero no te moleste, pero me lo imaginé con tres cambios:

    Veo que eres un cielo,
    un atardecer soleado,
    así, con tu piel rojiza
    y tus labios despintados.
    Así…

    Quitando el “tú” del primer verso se acorta la distancia, es decir lo digo de frente, aquí cerquita. En el segundo verso, tanto la explicación del cielo, como la luminosidad de la presencia se resaltan con el artículo indeterminado, por ello “un atardecer soleado” en lugar de “uno de atardecer soleado”. Los versos tres y cuatro son los que más me gustaron, por la contraposición con los primeros dos, por el contraste interno entre ellos y por la posibilidad que abre ese contraste. Intenté que esa posibilidad se quedara abierta con los puntos suspensivos del final. ¿Llega la caricia a la piel rojiza? ¿Dónde se posan esos labios despintados? Los puntos suspensivos podrían dejarlo abierto, como el atardecer, como el cielo, como quien se maravilla ante la visión que permite tu poema.
    Un buen poema. Gracias por él.

    Me gusta

    1. Me agrada tu opinión, pero me gusta más como suena con el tú, por una cuestión fonetica y de ritmo, si bien resulta más correcta la forma que tu propones, personalmente me parece menos linda, aunque debo admitir que tienes razon en lo de los puntos suspensivos, eso si me convenció.

      Me gusta

Responder a Námaste Heptákis Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s