Un breve poema de amor

Veo que tú eres un cielo
un atardecer soleado
así, con tu piel rojiza
y tus labios despintados.
Así….

Anuncios

A mi padre

Eres un quijote de otros tiempos
y vas por la vida impregnado de lejanías
como un barco que viaja en el cielo
y te convaleces de la angustia ajena
con el amor absoluto de cristo.

y brilla tu mirada de estrella herida
y dejas profundas raices en el aire
y solo tu comprendes el dolor de mi espiritu
y tu voz es como el mar profunda y sabia.

Dejame que te hable de hombre a hombre
para decirte que te admiro infinitamente
por que eres el hombre más honesto
que he conocido en toda mi vida.

Dejame que te hable frente a frente
aunque no haya vivido lo suficiente
aunque mi hambre sea infinita
aunque no sepa agradecer
que gracias a tu voluntad estoy aquí
arraigado en el cosmos
y bendecido con la oportunidad
de vivir.

Hay alguien más

Hay alguien más en este hogar
y su presencia es oscura
(es un parasito del alma)
Los cuervos blancos, crascitan
entre las tinieblas, la sangre habla
El apocalipsis está cerca
¿O acaso ya estamos en el apocalipsis?
Y suenan las trompetas atormentadas
alguien me mira mientras escribo
y no hay nadie más en la casa
¿Será que me estoy volviendo loco?
me gritan – ¡No nos dejes! ¡Déjanos vivir en ti!
ah! Solo queda este melifluo de luz
y no pienso dejarlo morir.
Me acompañan millones de individuos
y yo me siento tan solo, siempre tan solo
hay una mujer que amo y me ama
un corazón floreció entre mis manos
y yo muero lentamente como un oso polar
en el último glaciar de un polo.