Para ser poesía solo hace falta respirar

Les comparto esta nota de revistalajusta acerca de mi.

cultura arte eventos

Crecí en un pueblo pequeño, llamado Cihuatlán, escribí mi primer poema a los 8 años.  A decir verdad me resulta complicado escribir este texto, probablemente haya sido el más difícil de toda mi vida.


Por Jaime Jordán Chávez Ordóñez


“Dado que no soy un tipo interesante, ni he tenido una vida trágica o especial, tampoco soy bastante inteligente, soy prácticamente igual al promedio, inclusive en mi estatura, más creativo que la mayoría tal vez, y bastante disperso. Casi siempre pierdo todo.”

Soy Jaime Jordán Chávez Ordóñez, hijo de José Alfredo Chávez y Verónica Ordóñez. El menor de 3 hermanos, que se llaman Verónica  Itzel y José Alfredo, a decir verdad me resulta complicado escribir este texto, probablemente haya sido el más difícil de toda mi vida. Dado que no soy un tipo interesante, ni he tenido una vida trágica o especial, tampoco soy bastante inteligente, soy prácticamente igual al promedio, inclusive…

Ver la entrada original 451 palabras más

Anuncios

Poesía – Amar o no ser

Amar o no ser
Por que no somos nada sin amar
Solo tentamos el aire con los suspiros
El aire que corre desolado
Y los pajaros que silban armonías profundas
Sangra la herida universal
Y se rompen los eslabones de la historia
Cantan las orquestas del yo
Cantan las estrellas
El caos da a luz constelaciones. Canta tu mirada
No hay tiempo para callar
Por que nada es suficiente
Ni avanzar ni quedarse quieto
Ni gritar, ni callar
Ni amar, ni olvidar
Nada es suficiente
Cayendo al abismo insondable
La ira me infecta como un terrible virus
El alba se ha cansado de brillar en mi
La risa es un arma de la estupidez ahora
No hay felicidad, solo nerviosismo acumulado
Tan liquido, tan absurdo, tan herido
Abro llagas en el bosque de mi conciencia
Nunca me basto ser hombre
Ni siquiera ser dios.

(Fragmento de mi primer libro – El poema vivo)

Poesía – Hierba oxidada

Bajo la luz de esta luna sangrante
Escucho gotas que caen sobre el techo de lámina
La tubería tiene una herida en su vientre oxidado
Ha crecido una hierba en mis cabellos
Hay algo que me persigue en el camino
¿Sera la muerte, será la sombra, serán los otros
Seré yo persiguiéndome a mí mismo?
Tantos poemas, tantas canciones, tantas pinturas
Aviones que atraviesan el aire con sus alas de acero
Satélites que se ríen de la miseria en las alturas del cielo
Oh! Como quisiera llevarte a volar más allá de lo existente
Pero solo tengo estas alas rotas
Y no llegaremos lejos
Dame un lápiz y te construiré un cielo
Solo quisiera verte llover,
Aunque solo soy papel y palabras
Jugando a ser una persona,
Quisiera ser algo más
Quisiera ser una isla majestuosa
Para que tu naufragues en mi
Y descubras el tesoro
Ahogado en mi corazón enlodado
-Somos polvo o somos sal?
Dijo el mono sabio que colgaba de una rama en el árbol parlante con frutos mudos
-Somos semillas
Dijo la poesía moribunda.

 

Reflexión – Once/tres

11 de marzo – Bogota

Últimamente no he podido escribir, no sé cuál sea la razón para no poder hacerlo, pero así ha sido durante las últimas semanas. Además por mi cabeza han pasado nuevas ideas, entre ellas algunas que podrían cambiar mi vida por completo si se volvieran realidad. La verdad este año ha sido maravilloso, pero siento que estoy llegando de nuevo a un punto en el que no percibo nada, no siento inspiración y no reconozco cuál es mi propósito. Quisiera saber porque hay cosas que no funcionan en mi vida cuando se han vuelto tan importantes en ella, me pregunto también por qué la vida ha sido así conmigo este último mes y por qué no me he sabido mantener tranquilo durante largos periodos de tiempo. Me explico, la tranquilidad en mi vida es muy volátil, no dura nada, no trasciende, sino que al contrario no se mantiene, la tranquilidad en mi vida es temporal, bastante a mi parecer. Le pregunto a la vida además: ¿cuándo sabré que quiero para mi vida?

a través de Once/Tres — Camilo Rodríguez

 

El texto es demasiado sincero, me ha cautivado, es una reflexión, aunque hay cierta poesía en el acto de abrirse uno mismo con tanta claridad, como lo hace Camilo.

Poesía – Sofá de nubes

Voy de regreso al origen montado en una estrella fugaz
Estoy encerrado en una jaula con barrotes de popote
La gente de plástico me mira con sus rostros derretidos
Dicen sus lenguas de periódico que estoy loco
Porque ellos van al futuro y yo pretendo volver al pasado
Pero ellos no saben  que al amanecer se desvanecerán
Y yo seguiré de pie  bajo la luz del sol naciente
Como una palma gigante dando sombra en la playa
Y diré – Oh Duerman bajo mis ramas
Y dejaré caer cocos en sus mentes de vez en cuando
Ah! padezco esta ansiedad de crear desde el primer instante
Cuando era el primer átomo y crepitaba en el vacío
Ah! Escucho el ladrido demencial de los perros
Y me pregunto ¿Seré yo ese perro que ladra?
Y da lo mismo saber todo que no saber nada
Esta gente de plástico no tiene ninguna certeza, vamos tan rápido
Que apenas tenemos tiempo para respirar, y caemos
Hasta las penumbras eternas, sin alma
Sin alas, sin paracaídas, sin jetpack,
No existe nada que pueda llenar el vacío dentro de nosotros,
por que yo, tu , ellos,vosotros,los otros
Somos el vacío. ¿Y que? ¿Y que importa?
No sirve de nada llorar, no sirve de nada cantar,
Solo queda esperar en silencio, sentado
Sobre este sofá de nubes
Hasta que me alcance
La muerte.

Poesía – La estrella que brilla más

Dejaste una semilla en el umbral de mi corazón
y floreció un jardín de sueños
la amargura nocturna ya no seduce mi espíritu
y el jet ya no aterriza sobre el odio.

Eres la estrella que brilla más
la suspensión temporal del cántico
la hojarasca que crascita en otoño
la flor que nació en el cementerio.

Vivo en tu piel de palacio
bajo la sombra del árbol cantante
viajo en tus ojos, naufrago en tus latidos
soy ciudadano de tus parpados.

Se apago todo el fuego
pero me queda un poco de ceniza
y con ella, te construiré, un relámpago
para que lo guardes en tus ojos de linterna malherida.

Cuando sufras por el aciago de mi ausencia
mira a tu alrededor, respira,
y estaré contigo.