Mujer desolada

¡Oh mujer desolada!
Te ciñeron al dolor, te encadenaron al deseo,
y un cementerio floreció de tus entrañas.

¡Oh mujer desolada!
Eres una tormenta, y a veces un rocío,
habitas en los turpiales de los bosques melodiosos
y en la transparencia de las voces olvidadas.

¡Oh amada mía!
Eres la muerte de un siglo, un ser confuso,
un destino sin viajero, el desborde de lo estable,
y la bella embriaguez del viento lleno de armonías.

¡Oh amada mía!
Tus ojos, tus manos, tu boca,
y la bella flor de tu desnudez,
todo en ti es poesía.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s