Destacado

El viento mece las hierbas

En mañanas como esta
mi corazón se convierte en un pájaro
y se va volando lejos, y siento que muero vivo
y me refugio en mí mismo, y quiero ser como nadie
pero todos queremos lo mismo.

Ya no quiero correr y correr sin razón
prefiero esta parado aquí hasta la muerte
justo en este punto del universo
donde el origen y el final convergen.

Quiero estar aquí y no allá.
Quiero ser uno con el paisaje;
un perro abandonado en la calle
una calle como cualquier otra
un carro que se dirige hacia la nada
una pájaro con las alas rotas.

Después de todo la vida es muy corta
no nací para ser eterno, si no pasajero
fui arrojado a esta tempestad preciosa
sin ningún porqué, desnudo y azul
como una estrella lejana.

Soy polvo que se hizo vida,
soy vida que se hará polvo,
A lo lejos se escuchan mis pasos
voy caminando hacia el fin del mundo (Mi mundo,)
bajo la noche cada vez más oscura,
con los pies descalzos para sentir la tierra
con el alma asfixiada entre tantas voces
con la música que florece de mis venas.

Es irónico. He pasado toda mi vida
haciendome preguntas,
y ahora que tengo todas las respuestas
solo quiero sentarme a mirar la hierba crecer.

En mañanas como esta
dibujo tu nombre en la neblina
Y el sol me dice -te amo, y todo lo íntimo se vuelve eterno
y me siento feliz de estar vivo, y sonrío tiernamente
como un niño pobre con un juguete viejo.